Follow by Email

lunes, 16 de abril de 2018

Participation in the panel of reelection. XXVIII International Congress of Electoral Studies. Mexico City, August 22, 2017




(I made some adjustments in order to facilitate the reading and avoid unnecessary repetitions, as well as to better distinguish the points addressed)

Thank you, good morning, I would like to return to the questions that Roselia (Bustillo Morán, coordinator of the panel) asked us at the beginning, the issue of parity on the one hand and in the other  the questions that I believe can be included in a single matter the equity in the contest; After the expositions that have preceded me, I think they have clearly shown the senses, the functions of re-election and the normative framework in which we find ourselves.

Reflections on parity and reelection.

I emphasize at the outset that the term that Roselia used was "the parity rule", she did not speak about the "principle of parity" and of course being as she is a deep knowledge of the electoral matter, she consciously chose the concept, and this seems important to me, for the next reason.

On some occasions, for example in certain sentences, we have found the reference to parity as "principle" and the truth is that I doubt that parity is really a "principle", it seems to me that it would rather be a "rule"; if we go to this distinction between "principles and rules" understanding the "principles" as optimization mandates and as "rules" those that are fulfillment or not fulfillment. And I believe we should distinguish parity at least in two moments: one in the nominations and another in the access to the position; It would simply bring us to mind that resolution of the Superior Court, in its previous integration, on the Morelos case where it spoke of parity, that is how I understand it, as a rule in the nomination but as a principle in the access to the position. So I think we should start discussing it from there because the method of solving antinomies is different if we talk about principles or rules.

There is an important possibility of a clash between parity and re-election. I would like to quote some information from counselor Claudia Zavala that men are the ones who lead 91% of the city councils in Mexico. Therefore, we have to be certain that there will be conflicts between parity and re-election, that is, we cannot think that they are not going to take place, we have to assume that they are going to take place and, as the magistrate Sánchez Morales commented (Jorge, of the Sala Guadalajara, member of the panel) hopefully the political parties are already taking their forecasts. The electoral institutes we have been doing it since the last year at least with the rules or guidelines of parity, are the cases of Veracruz and Oaxaca.

Some laws expressly state that parity goes beyond any other right including re-election, and that is why I started by commenting on whether parity is "rule or principle", because if parity is "principle", then this type of provisions can be questioned or it would be questioned in jurisdictional seat, since one of the characteristics of the "principles" is that we can not a priori establish a hierarchy between them. If we take it as a "rule" then it is different, of course I could not do the judicial fortune-teller, more if we analyze the resolutions and the criteria that have been taken by the Superior Court in its actual integration as well as the Regional Chambers, I would think that the parity will have an important preeminence.

Adding to the comment of the magistrate (Sánchez Morales) that I hope the political parties are already foreseeing this in their internal procedures for the selection of candidates, and that I am not only saying pre-campaigns, because as we well know, the selective procedures may or may not be through pre-campaign or any other method and hopefully this is being anticipated.

Reflections about equity in the contest and re-election.

Magistrate Sanchez Cordero (Monterrey Regional Chamber, participant in the panel) referred precisely to the issue of the "incumbent" and the situation that they started with a certain advantage, because in the end we cannot say that we are in equal circumstances when it competes with who already has the position and among other reasons for the media exposure it has; adding to the comment of Magistrate Sanchez Cordero this exposition is for both the good and the bad and therefore the issue is precisely that reelection implies a threat a possible threat to the equity in the contest, but not only the constitutional contest but also since the internal processes of the parties themselves, I am thinking above all about the pre-campaign. Care must be taken in the matter of impartiality in the use of public resources, as mandated in Article 134; There is the fundamental issue of where equity may be at risk with re-election.

Now this has tried to been addressed in some ways, in the first point the rich jurisprudence that has the TEPJF on the use of public resources and the interpretation of Article 134. Secondly, some laws have provided that who seeks re-election  must separate itself from the position.

The Councilor Ciro Murayama set out an interesting topic about this that I leave it pointed on the table, because it questions the constitutionality of demanding the license or separation of the position to whoever intends to be re-elected. As far as I have been able to investigate, there is no such pronouncement from the courts and it will be very interesting because I am sure that more than one official in those states where it is expected to have to ask for a license will happen not to do so, he or she will impugn, and then in first, we the Administrative Electoral Bodies, and secondly, the courts, we will have to pronounce ourselves.

It seems to me that the key lies in what can and what cannot be done by those who whats to participate in a process seeking re-election, and it has to do with issues such as inaugurating public works, making presence, using the mass media and a subject that it seems very important that it is the one of the government or management reports, to see how to combine this topic of the government or management reports with a re-election system? The specialized chamber has already spoken on this issue in procedure SRE-PSC-5/2014 where it is pointed that the reports are valid in a system where we have re-election, which  makes a lot of sense, because if we see the opinion of the Senate about the constitutional reform   which look after one of the ideas that form  it is to look for a greater connection with the citizenship, as well as the rendering of accounts; therefore, it would seem contradictory to the reform itself to exclude the possibility of the reports. Now the problems are both the timeliness of the report and its content.

And to this I would add another element that is the subject of the proselytizing acts during office hours, you will remember that there was a first criterion of the TEPJF where it was said that one could, if and only if, the official asked for a license or permit that day. And then the criteria were changed, and the current one is not, that you cannot do proselytizing acts even ask for a license, even without pay, which presents a very interesting operational practical problem what happens in those States where you are not asked to leave office?  Or in the hypothetical case of a State where they are asked to leave office, the official impugn and wins the impugnation, with this determination that no proselytizing acts can be done in days and hours, which would limit in an important way the acts that could make this official therefore could be in the end better to separate from the position even in those cases where it is not requested by the legislation.

Personally and assuming that it is a position that we can certainly discuss; I do believe in the phrase of Holmes that the constitution is what the judges say it is, therefore I think it is important to review some of the judicial resolutions that have already been taken on the subject of re-election by acting on the case Nayarit that has been commented here.

The Supreme Court has addressed it in three actions of unconstitutionality, one regarding Colima on 32/2014, where it points out what was presented to us a moment ago, that is perfectly constitutional that the local legislatures do not go to the limit of the three possibilities of re-election that is in one period and three more for legislators.

The second one that I think is very interesting and that one I will go in depth is in the final part with some of the doubts that I want to raise, refers to the state of Puebla which is 88/2015 where it is stated that it is valid to demand reelection in the same district in which it was competed. Which at first has a certain logic, because if we connect it with the idea of ​​reports and rendering of accounts as well as the link with the electorate, it certainly seems logical, but we must not forget that even in the criteria of the court electoral has been held that the deputy (speaking specifically of deputies), represents the entire state not only his district, I leave it there and I will try to problematize it a little later.

Finally the action of unconstitutionality 126/2015 and which states that, if you contend for a different charge than you have in a town hall, is not re-election, this in the state of Quintana Roo, the counselor (counselor Pot Pech of the Electoral Institute of Quintana Roo) that accompanies us will surely know better than I this issue, which is important because it has to do with that old jurisprudence of the TEPJF of 2002, if I'm not mistaken, which considered as re-election in the municipalities to opt  for the immediate election following that in which the position was obtained for another diverse position within the same collegiate, that is to say from councilor to sindico in those cases where the dindico is elected or to the municipal president and it is an issue that was addressed in the Monterrey Chamber  that integrates of course the  Magistrate Sánchez Cordero in three files, the accumulated 7 and 8-JRC / 2017 and the 6/2017 where remembering that, in one speaker was the magistrate and another formulated particular vote,  it seems to me that we can summarize that it is pointed out that there will be reelection whenever he is looking for the same position, not when he is contending for a different position.

Now this seems to me that it is necessary to understand it making a reference to the city council by virtue of which constitutionally and as of from the legislation of the states, there are different functions depending on whether one is municipal president, alderman or sindico although they integrate the same body. It would be interesting when this is discussed in relation to legislators if it is allowed or not in the laws or in the internal dispositions of the parties, the re-election by different principles, majority to proportional representation or vice versa, because in the end and as far as I remember this criterion has not changed, there is absolute equality between legislators no matter the principle by which they arrived what is relevant is that you integrate the organ and you have the same faculties.

I do not know if maybe I had a short time, but I would like to leave it until here in order in the second round try to raise some issues that I think will continue to problematize this and that will require first a resolution by the legislators, second by the parties themselves, third by the electoral bodies and fourth in its case by the Courts, and that I think it is appropriate to bring them on the radar as surely as others that each of us will have in mind because I am sure that they are issues that we they are going to present, thank you very much.

Second intervention.

The issues that I consider are open to discussion are the following:

a)     If reelection is limited to the same district in which it was elected, can the report be publicized throughout the whole entity?
b)     Parity versUs reelection clash of rules or principles?
c)      Reelection of candidates elected by a party of which they are not members but they are sympathizers, should they be nominated by the same party?
d)     The re-election should be given by the same party, What effects will party tension have on party discipline-bonding with voters? Especially if it is not forced to apply for the same district position in which it was originally won.
e)       Regarding legislative practices, what changes will re-election bring? Will we have figures like the "breakfast of prayer" of the American Congress, or of "Father" or "Baby of the house"?


Thank you.

viernes, 13 de abril de 2018

Digresión II. Comentarios sobre un fragmento de José Gorostiza (Sobre la libertad)

En su discurso de ingreso al Colegio Nacional, el poeta José Gorostiza afirmó: La libertad puede no consistir en otra cosa que en el sentimiento de la propia posesión dentro de un orden establecido. Brillante. Es algo cierto que los poetas suelen explicar de la mejor manera conceptos de suma complejidad, básteme citar a Borges como medio de prueba.

Ahora bien, una cosa es lo que expresa el autor y otra muy distinta el significado que se le adscribe. Las palabras, siguiendo de nuevo a Borges, son esencialmente metáforas, y por tanto no pueden librarse de una cierta indeterminación; en todo caso el sentido relevante no es ya el que le quiso otorgar quien las escribió o pronunció, sino el que le otorga quien las recibe. Este otorgamiento de sentido se define en y para el sujeto que lo hace. Por tanto no es inevitablemente compartida ni invariable aún para el mismo sujeto. Ya lo escribió Aristóteles, el discurso es para el oyente.

Todo lo anterior es necesario que el lector lo tenga en cuenta al leer estas palabras, mi lectura personal, esto es, mi afirmación de sentido, sobre lo dicho por ese fino poeta mexicano que fue José Gorostiza. No pretendo hacer exégesis del texto.

Libertad, uno de los conceptos fundamentales (lo permitido tal vez diría Hohfeld) para el derecho, ha resultado históricamente difícil de asir, y suele definirse por negación. La libertad parece ser lo que no puede negarse, ya sea por el otro, la sociedad o el estado. En tal sentido la libertad se presenta como un acto o una abstención, esto es, algo que sólo tiene realidad desde el exterior.

¿Esto es así? ¿la libertad es un simple querer o no querer que es observable en su hacer o abstención desde el exterior? Aquí es donde la frase de Gorostiza hace una propuesta interesante, en las pocas líneas que necesita un gran poeta para expresar algo importante.

Primero, la libertad como sentimiento. Como algo que se percibe en y desde el interior, que puede no tener una conexión con la realidad, y que es subjetivo necesariamente; por tanto puede no ser del todo transmisible (¿qué es el enojo para cada quién? ¿cómo se diferencía de la simple molestia o la superlativa furia?) ni graduable. Es un estadío personal que nos predispone hacia nosotros mismos así como al exterior.

En segundo lugar, la propia posesión. Este punto me parece el más luminoso de la frase de Gorostiza. La libertad no puede ser el simple querer inmediato de un niño, que sin pensar en las consecuencias (tal vez sin conocerlas) quiere llenarse la boca de dulces ahitos de azúcar a las ocho de la noche de un domingo. No. La libertad es presentada como un gobernarse a sí mismo. Compleja y difícil facultad.

Poseerse es gobernarse, lo que implica conocerse en sus facultades y limitaciones, y por tanto poder prever las consecuencias de un acto o abstención. Cierto que esto no puede ser a la manera omnisapiente del juez Hércules de Dworkin, dado que en la vida práctica no se puede tener un conocimiento absoluto, ni aún el propio. Pero si en un nivel no graduable al menos idóneo para conservar la propia vida.

De esta forma, la libertad no puede desgajarse de la conciencia. No es un querer inconsciente, es un querer voluntario. Lo que presenta un problema adicional, ¿cómo llamar al querer inconsciente? tema que excede este breve comentario.

Gobernarse es producto de la madurez, de ese proceso que idealmente no cesa sino hasta que cesamos de existir (a menos que en otro plano sigamos madurando) y que consiste en incorporar a nuestro juicio las experiencias producto de la reflexión sobre lo que nos sucede, tanto en lo interior como en el contacto con el mundo.

Ese poseerse a uno mismo no surge, entonces, ni de forma espontánea ni como algo acabado en un momento fijo, sino como un flujo que admite corrientes contrarias, que puede tener un punto cierto de origen pero cuya desembocadura temporal se desconoce. No faltan remolinos en su curso, que de hecho lo mejoran y dan impulso.

El que no se gobierna entonces no puede ser libre. Quien se deja guiar de forma permanente por sus impulsos, por la emoción de lo inmediato, diría en un lenguaje ya clásico, no se posee a sí mismo quien se deja controlar por sus apetitos. Por tanto la libertad presupone la conciencia, esto es, la certeza de la individualidad y del propio control.

Aquí se unen las dos partes de la idea. Poseerse a sí mismo dentro de un orden establecido. Ese orden se desdobla en el aspecto interior, al que me he referido ya como un gobierno propio y uno exterior, que tiene que ver con la sociedad y el entorno en el que se mueve la persona.

Ese orden exterior se presenta a la vez dado pero inacabado. Es dado en cuanto viene impuesto por la tradición o el estado, por la religión o por la propia naturaleza; pero también es inacabado porque el individuo, así sea con el pequeño concurso de un grano de arena, participa en la construcción del mandato social y del jurídico, merced a la interacción con sus congéneres y a la participación de su voluntad en la colectiva.

Así el gobierno propio implica esa idea de orden interior, que es el conocimiento de los apetitos propios así como de lo que nos resulta conveniente; y también la idea del orden exterior que implica relacionarnos con un mundo que no vive sin nosotros pero tampoco existe solo para nosotros.


Una libertad que se construye y no es un fin en el sentido de un camino ya recorrido, sino de un proceso de ser más que de hacer. Un decidir producto de la reflexión. Cauce, no desembocadura.


domingo, 11 de marzo de 2018

Mesa redonda COPUEX: "Para legitimar la elección presidencial"

(Evento realizado el 9 de marzo de 2018 en el Instituto Electoral del Estado de Querétaro. A continuación se presentan mis apuntes del mismo, por lo que al ser anotaciones hechas a vuelapluma, no pueden considerarse transcripciones literales)

Luis Molina Piñeiro (COPUEX) Actualmente se presenta un problema de cultura en los actores políticos, en cuanto a aceptar la legitmidad de quien gane la elección; si bien se han planteado un esquema de segunda vuelta a fin de aumentar la legitimidad, el expositor lo considera inadecuado en virtud de que se obligaría al ciudadano a votar por quien no es de su elección. Debe recordarse que en una democracia representativa gana quien tenga la mayoría, no la mitad más uno; si se atiende a lo que se narra en la prensa, parece que quien gane lo hará con un tercio de los votos, por tanto debe dejarse la ilusión de que solo tendrá legitimidad quien consiga el cincuenta por ciento más uno de los votos.

Hemos pasado de un número amplio de partidos a su concentración en tres, gracias a las coaliciones.

"Los votos son conciencias de ciudadanos, libres e iguales"

Luis Espíndola Morales (IEEQ) (Por referencia a las coaliciones) La coalición es el ejercicio del derecho de asociación de los partidos políticos. Por su parte, la legitimación tiene dos aspectos: para acceder al cargo, y en el ejercicio del mismo.

Respecto al a cultura cívica y la integridad electoral, consideró que la primera es el reconocimiento y respeto de los valores de la comunidad, que permiten una convivencia cívica y armónica. Las instituciones deben difundir y garantizar el respeto de las normas que surgen de dichos valores. En la perspectiva comparada hay varios ejemplos de debilidad democrática (Brasil, USA)

Las circunstancias en México, tales como la percepción de altos índices de corrupción reclaman fortalecer la cultura cívica, que todos los ciudadanos debemos tomar en serio; por su parte las instituciones deben cumplir con los reclamos sociales e identificarse con los ciudadanos. Hemos alcanzado la democracia formal, y debemos lograr la sustancial. El problema de la integridad electoral no es cómo se cuentan los votos, sino cómo llegan a la urna.

Adrián Alcalá (INAI) Legitimidad y legalidad dan certidumbre en los procesos de toma de decisiones. El INAI tiene participación en la parte relativa a que se brinde información pública y transparente en los procesos de toma de decisiones, dos elementos necesarios para obtener legitmidad.

Al recibir recursos públicos los actores políticos (autoridades, partidos y candidatos) están obligados a transparentar su actuar. El partido que cumple de mejor manera con la transparencia es el PRI, el que menos es MORENA.

Daniel Chávez (INE) la fiscalización es un elemento importante para conseguir la legitimidad. En 2012 se fiscalizaron 1605 informes; en 2015 cerca de 35,300; 32,700 en 2016; lo que da cuenta del crecimiento de las labores de revisión después de la reforma de 2014, que obligó a crear un sistema centralizado de fiscalización, respecto la cual también se ha reducido el plazo para realizarla.

Fiscalizar significa traducir en pesos y centavos todos los actos de los candidatos y partidos. Uno de los retos en la materia ha sido construir un discurso asequible que abone a la legitmidad para abonar a la aceptabilidad de la democracia.

Sin fiscalización no hay equidad, y sin equidad no hay auténtica competencia.

Imer B. Flores (IIJ) Existe un ambiente enrarecido, incluso entre las instituciones INE y TEPJF; el primero debió tener todas las reglas listas desde antes del inicio del proceso electoral, por referencia a asuntos como conteo rápido, ya que la legitimidad tiene que ver también con la certeza en las reglas aplicables.

De nada sirve centralizar la fiscalización si las legislaturas locales siguen fijando los topes de campaña.

lunes, 5 de marzo de 2018

Miscelánea jurídica XLVII

“How democracies die” de Steven Levitsky y Daniel Ziblatt

¿Cómo fue posible que Donald Trump se hiciera con la Presidencia de los Estados Unidos? ¿es una anomalía en el sistema democrático estadounidense? ¿qué salió mal? En el cúmulo de textos que buscan responder estas preguntas que todos nos hemos hecho,  destaca el libro de los dos profesores de Harvard. Y consigue hacerlo por varias razones, que a la vez recomiendan su lectura, mismas que a continuación desarrollo.

El objetivo del libro es demostrar que la democracia americana no puede considerarse inderrotable; y que contrario a una creencia extendida, su Constitución no la resguarda de la erección de un régimen autoritario. Narran diversos casos de figuras políticas de gran impacto popular que de hecho fueron riesgos para la democracia americana, tales como Henry Ford (si, el mismo gran empresario que filmó a sus empleados entrando a un cuarto vestidos con las ropas de sus países de origen y saliendo arreglados como “auténticos americanos”), el padre Charles Coughlin, Charles Lindbergh y Joseph MacCarthy, cuyas persecuciones arruinaron carreras y nos legaron obras como “Las brujas de Salem” o “Nido de ratas”.

Para conseguir evitar eficazmente el ascenso de los personajes autoritarios, el sistema político americano tiene una serie de “guardianes de las puertas”, que son el Colegio Electoral y los partidos políticos; así como dos costumbres de la mayor importancia: la mutua tolerancia entre los partidos y políticos, y la autocontención de los gobernantes.

En cuanto al Colegio Electoral, se presenta un muy interesante recorrido desde su creación hasta la actualidad, evidenciando cómo el sistema de filtros de naturaleza elitista fué desechado en los años setenta en favor de mecanismos que aumentaban el peso de los simpatizantes, sobre todo en el caso de los republicanos.

La mutua tolerancia implica, para los autores, el aceptar a los políticos de otro partido como contendientes, no como enemigos, mucho menos presentarlos como amenazas para la forma de vida americana. Por su parte, la autoncontención implica el “evitar acciones que, mientras respetan la letra de la ley, violan su espíritu”(p. 105, traducción propia) Estas dos costumbres tienen por efecto evitar el uso faccioso de los poderes del Estado, la represión de la prensa y la toma por medio de acólitos del Poder Judicial y las agencias u órganos independientes. 

Vale la pena detenerme aquí para mostrar el método que siguen los autores. Lejos de sustentar su libro en abundantes citas o referencias a autores señeros, (sólo citan a Juan Linz) apoyan su caso en abundantes ejemplos históricos, tanto de los propios Estados Unidos como de América Latina y Europa, recordándonos que Levitsky tiene por objeto de estudio nuestro subcontinente, y Ziblatt es un especialista en historia de Europa desde el siglo XIX; así personajes como Correa, Chávez, Mussolini, Perón, Fujimori, Putin y Erdogan sirven para mostrar el asalto a las instituciones, la desarticulación de la prensa y la creación de un régimen autoritario, basados casi siempre en las “necesidades del pueblo” o en “amenazas externas”.

Desde luego la elección de estas figuras no es casual, pues lo que buscan mostrar los autores es cómo un político que se presenta como respetuoso del juego democrático, termina por destruirlo. Y muestran también las equivocadas respuestas de las élites políticas y las instituciones que no pudieron frenar el ascenso de tales políticos.

Preocupados por la oportuna detección de liderazgos antidemocráticos, en el libro se presenta un cuestionario de quince preguntas divididas en cuatro apartados, que se propone como herramienta para identificar por sus actos y declaraciones a quien tenga tendencias autoritarias. Estos apartados son: rechazo o compromiso débil con las reglas democráticas; negación de la legitimidad de los oponentes políticos; tolerancia o incitación a la violencia y, presteza para limitar las libertades civiles de los oponentes y de la prensa.

En el libro se busca demostrar que la democracia americana no es algo que deba darse por seguro; así como que su funcionamiento depende de que los “guardianes” hagan su trabajo y los políticos se respeten y contengan.

Hecho lo anterior Levitsky y Ziblatt establecen un punto posiblemente polémico: el ambiente de respeto y colaboración entre los demócratas y republicanos se fundamentaba en la cercanía de intereses y procedencias, lo que implicaba la exclusión de los afroamericanos de los temas políticos, con posterioridad al periodo de la Reconstrucción. Pero la Ley de Derechos Civiles y la reivindicación de los derechos de las minorías por el Partido Demócrata, a la vez que un escoramiento a la derecha de los republicanos en los años setenta, han desembocado en una intolerancia manifiesta entre partidos.

Seguramente con razón los autores le cargan las tintas a los republicanos. Presas de los medios de extrema derecha, del Tea Party y de los grandes donadores, los políticos de dicha afiliación rompieron lanzas contra los gobiernos demócratas de Clinton y Obama, pasando incluso por tradiciones legislativas que se consideraban bien asentadas.

Lo anterior es importante porque si bien Trump es visto como el mayor ejemplo de violación de las prácticas políticas de la tolerancia y la contención, el libro que reseño demuestra que es la última manifestación de una tendencia que al menos data de finales de los años sesenta del siglo pasado.

En la parte final se proponen diversos escenarios para el futuro de la política americana. De forma muy interesante se sugieren acciones para que los republicanos retomen el control de su partido más allá de las influencias de los medios extremistas y los intereses de los grandes donadores; lo mismo hacen para los demócratas.

Destaca el análisis de las razones por las que el Partido Republicano se ha convertido en una agrupación de la menguante mayoría de blancos protestantes, que se sienten amenazados por el crecimiento de las minorías. 

¿Qué va a encontrar el lector de este libro? un texto bien escrito, abundante en ejemplos pertinentes. Su pertinencia y exitosa ejecución no debe alejarnos de dos consideraciones que estimo centrales:

Primero, la lectura del libro debe hacerse con atención a que  el objeto de estudio consiste en la democracia americana, por lo que no pueden transpolarse ni sus supuestos ni sus conclusiones a cualquier otro país, al menos no sin revisar que los pilares sobre los que se sustenta el texto (la existencia de una democracia amenazada que cuenta con prácticas políticas que la sustentan) son aplicables a otro caso.

Segundo, se afirma la existencia de agentes o agencias neutrales, entre las cuales está la judicatura. Esta neutralidad  parecería basarse en que el único interés de tales instancias de gobierno es el respeto a la Constitución desde una perspectiva “apolítica”; dicha postura desde luego puede (debe) ser puesta en la picota, dado que no sólo los jueces, sino todas las instancias encargadas de resolver conflictos o perseguir delitos no sólo son susceptibles de un uso político, sino que también tienen sus propias agendas o, al menos, una cierta manera de entender las atribuciones que deben ejercer, visión que desde luego no es apolítica, sino necesariamente ideologizada.





viernes, 23 de febrero de 2018

Miscelánea jurídica XLVI


Maquiavelo. Una guía contemporánea de lectura sobre lo político y el Estado.
Coordinado por Israel Covarrubias

(Palabras pronunciadas en la presentación del libro el día 23 de febrero de 2017 en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro)

Reconozco que me emocionó la invitación del Dr. Covarrubias para presentar el libro que hoy nos convoca. En primer lugar, por el prestigio bien ganado de que goza el Profesor; en segundo término, porque dirige la revista “Metapolítica”, que compro de forma más constante que intermitente desde su lejano número cuatro, hace ya veinte años pasados.

Presentar un libro implica dar razones para leer el texto. No pretenderé entonces proponer la lectura de Maquiavelo, lo que es uno de los efectos de la obra que comento, sino exponer por qué es interesantes y necesaria la lectura de su libro para quienes nos preocupamos de la cosa pública.

De las dos partes en que se divide “Maquiavelo. Una guía contemporánea de lectura sobre lo político y el Estado” quiero centrarme en la segunda, denominada Excursiones en la historia. Estudios de contexto. Lo haré así en tanto antiguo profesor de Teoría del Estado y Teoría Constitucional, dejando para los que mejor conocen la Ciencia Política la primera parte del libro.

Advierto desde luego un elemento importante. El esfuerzo por entender a Maquiavelo en el contexto de su limitada existencia permite comprender las razones que le llevaron a escribir su obra. Como bien se detalla en el libro coordinado por el Dr. Israel, el florentino es un perfecto hijo de su tiempo. Y lo es por dos razones expresadas con claridad en el texto,  que aqui solo bosquejaré.

Primera, porque nacido en la explosión renacentista, que  vivífica y no salvífica, recibe una educación basada en los clásicos, en el estudio de una Roma antigua que toma no sólo como una época gloriosa,  sino como un objetivo a conseguir en cuanto a la unidad italiana, y el prestigio de lo que ya comienza a llamarse “Estado”. Esta recuperación de la antigüedad clásica no como objeto de museo sino como ideal (tal vez en el sentido platónico) la comparte Maquiavelo con los artistas de su tiempo, siendo común la base cultural de la que todos estos ingenios parten.

Segunda, Maquiavelo está vinculado al poder, no como especulación sino como realidad, es partícipe constante de la vida pública florentina, como funcionario de alto nivel en un momento de intranquilidad política y pérdida de referentes. Así, no es un pensador que haya visto pasar la revolución por su ventana, sino que iba en la primera fila del acontecer público, disfrutando y padeciendo los avatares de ser un “hombre de estado”.

Aquí quiero hacer un contrapunto (técnica musical propia del renacimiento) entre la aproximación al arte de la política y al arte de la música, tomando a dos de sus grandes intérpretes: Maquiavelo, tal como lo presenta el libro que hoy comentamos, y Glenn Gould, el genial pianista canadiense. Por favor, no se crea que esto que hago es nuevo, las relaciones entre la música y la interpretación jurídica son cercanas y ya las ha apuntado con éxito Eros Grau.

Maquiavleo es un autor que reflexiona sobre su práctica a partir de un bagaje cultural determinado. Es un hacedor más que un cuestionador, como se explica en el texto de Covarrubias. Vive inmerso en las luchas de poder y  militares, con el objetivo de ser exitoso en ambas, sí en beneficio de Florencia, pero también en provecho propio. Es un político en el sentido de que pone sus conocimientos y habilidades al servicio de la causa pública, de la que espera ser actor decisivo también. Porque sirve a un fin terrenal su aproximación “amoral” al fenómeno de gobierno lo lleva a negar la preminencia de los asuntos divinos sobre los propios del Estado. Pero como escritor tiene la capacidad de poner en papel sus reflexiones, de si bien no crear un sistema, sí plasmarlas para poder transmitir su pensamiento más allá que con el ejemplo, siempre pobre y limitado.

Así, el florentino es el ejemplo de quien no requiere retirarse del siglo para pensar sobre él. No es sólo mente, es también emoción. Justo como la política.

Gould no es menos genio que Maquiavelo, pero ejemplifica el otro tipo de pensador. Pianista fuera de serie que sorprende con una habilidad que solo supera su concepción personalísima de cada obra, se retira precozmente de los conciertos para encerrarse en el estudio de grabación, donde  controla todas las variables, y la técnica audiovisual le permite alejarse del público para trabajar; define a la disciplina como el excluirse de la sociedad para ser capaz de crear mediante el intelecto.

Su retiro de los reflectores no sólo se motiva por la incomodidad de la vida errante, también lo provoca su rechazo moral a las repeticiones, envidias y pequeños pleitos de reyezuelos que son parte inescindible de la actividad concertística.

Es el hombre que debe retirarse del siglo para pensar sobre él.

El contrapunto es aleccionador. Maquiavelo no concibe su vida fuera de la agitación constante, la mudanza, la lucha por un objetivo humano que es el poder, ya sea que lo interpretemos por mera vanidad, para la gloria de Italia o por revivir los fastos de la república romana. Sabe que lo político es movible y poco firme; pero para escribir sobre él necesita estar en él, y por eso la motivación de “El Príncipe” es congraciarse para volver a los puestos de decisión. Su espíritu no está tranquilo en el retiro, sino en la lucha diaria.

Gould, previo a grabar una pieza, la imagina de forma novedosa y única, pero para lograrlo no puede estar en contacto con la sociedad. Necesita la privacidad, la media luz que confunde y no permite el contacto. El control absoluto del entorno no como fantasía de poder, sino como medio indispensable para obtener la tranquilidad del espíritu.

Al presentarlos así, el florentino que se lee en las bien escritas e incluso emocionantes páginas del libro que hoy presentamos, es el ejemplo del intelectual que reflexiona sobre la vida que conoce y en la que participa; mientras Gould es el paradigma de quien requiere el retiro para conseguir el pensamiento creativo. Vamos a imaginarlos en cubículos: Maquiavelo inmediatamente saldría a los pasillos para hacer política académica o sindical, mientras el pianista canadiense buscaría insonorizar su espacio.

Tal vez, y solo tal vez, ambos tipos de intelectual existen en México.

Es muy coincidente con el sentido del libro que Covarrubias haya puesto como portada un grabado mandado hacer para tal fin. Como ya apunté, el Maquiavelo histórico no puede desprenderse del entorno en que vivió, revolucionario no sólo en el pensamiento sino también en el arte. En buena medida dicha portada  da cuenta del libro: un personaje único que no es producto de un azar (algo que no se llama azar, escribió Borges en el “Poema de los Dones”) sino decantación precisa y exacta de su momento y lugar.

Pero además de este Maquiavelo histórico están los maquiavelos interpretados. Esas visiones, que también se explican en el libro que comento, en las que a veces se ve al florentino como un realista, en otras como enemigo de la moral cristiana, o simplemente se le aprecia simple convenenciero político que a veces es republicano y otras no.

El pensador no puede defenderse de esas interpretaciones. El texto, una vez escrito, deja de ser propiedad de quien lo redactó y se vuelve una referencia para que el lector encuentre en él no sólo el pensamiento estático de alguien tal vez ya muerto, sino provocaciones para que lo dote de  significados a partir de su propia experiencia, de su mundo interior.

Así el contexto que nos brinda la segunda parte de esta “Guía contemporánea de lectura sobre lo político y el Estado” permite acercarnos al escritor y su pensamiento, pero no a los efectos de su obra, ni a los maquiavelos personales de todos quienes lo hayan leído. En buena medida hay una aproximación a tales temas en la primera parte, que analiza el léxico político y sus implicaciones, y que como ya dije, omito reseñar por reconocer en los otros presentadores mayores conocimientos para hacerlo con precisión.

Esos maquiavelos un poco espúrios que andan por el mundo, más que hijos de un autor muerto hace mucho, son producto de imaginaciones de diversas temperaturas. Así por ejemplo, el senador demócrata Joseph O´Mahoney sobre la propuesta de su correligionario y presidente Franklin Roosvelt para aumentar el número de ministros de la Corte y dominarla mediante el nombramiento de fieles acólitos, lo critica afirmando. “Todo esto huele a Maquiavelo, y Maquiavelo apesta”.

Ejemplifica esta frase varios aspectos de esos maquiavelos parciales. La presencia que tiene como referente en los políticos prácticos, con una intensidad que no tiene ningún otro pensador; la lectura de su obra como un texto no amoral, sino contrario a cualquier moral que no sea la del uso descarnado del poder para beneficio personal; y la razón del estado como mero apetito del gobernante.

Debo decir que el libro que presentamos tiene como motivo el primer aspecto que he apuntado: Maquiavelo como una presencia ejemplar, como modelo; mientras que desarticula las otras dos afirmaciones eficazmente. Ahora bien, cada quien puede seguir teniendo su lectura personal de la obra, pero el repasar la obra coordinada por Covarrubias permitirá entenderla mejor, y apreciar que lo que apesta no es el pensador, sino algunos de sus autoafirmados seguidores.

Quevedo, artista y político, escribió esta cuarteta: “Retirado en la paz de estos desiertos/con pocos pero doctos libros juntos/vivo en conversación con los difuntos/y escucho con mis ojos a los muertos” Maquiavelo, escritor y político, redactó sus obras en el desierto de un retiro forzado, comparando la Roma republicana con la Italia dividida que tenía ante sus ojos, pero nunca renunció a la pulsión vital que lo animaba: la política, que para él no era oficio, era profesión.

Muchas gracias.






jueves, 15 de febrero de 2018

¿Nueva constitución? Otro capítulo de un debate permanente

Nota: Este trabajo fue publicado en el libro "La Constitución de 1917 y Querétaro como capítal de la República", por el Instituto de Estudios Constitucionales del Estado de Querétaro, en 2013.
Sumario: I.- Introducción; II.- Reconstrucción de los argumentos; III.- Las posturas sobre el derecho y la Constitución; IV.- Conclusiones; Bibliografía y páginas de Internet.

Por: Luis Octavio Vado Grajales

I.- Introducción.

En la intensa relación entre derecho y política, existen temas cíclicos; por momentos parecen relegados o superados, pero retornan a la palestra cuando alguien los invoca. Asuntos como la reelección legislativa o la revocación de mandato, de tiempo en tiempo originan discusiones, análisis, libros, seminarios y amenas charlas de café.

Destaca entre tales temas el de la viabilidad de nuestra Constitución nacional y la posibilidad, o incluso necesidad, de sustituirla. No es un tema nuevo, y muy diversas razones se han dado a lo largo de los años, para afirmar la necesidad de sustitución o la pertinencia de su mantenimiento.

En años recientes, ya Jorge Carpizo, y Santiago Nieto, han hecho una revisión de las posturas a favor o en contra de una nueva Constitución; Miguel Carbonell también ha reflexionado sobre la utilidad de nuestra Constitución vigente. De hecho, los dos últimos autores coinciden en que, al momento de la redacción de sus trabajos, no se presentaban las circunstancias adecuadas para pensar en una nueva constitución.

Participando en esta discusión permanentemente inacabada, los objetivos de este texto son aportar el análisis de una de las últimas propuestas de sustitución de nuestra norma suprema, la que realizó mediante convocatoria por Internet el colectivo Más de 131, en una actividad que denomino Sentimientos de la Nación; así como ofrecer un modelo de análisis para otras propuestas de modificación o expedición de una nueva Carta Magna.

He decidido tomar como objeto de análisis dicho llamado, porque constituye el primer tema que plantea dicho grupo una vez que la elección presidencial de 2012 ha sido calificada; me parece que representa la vigencia coyuntural de las discusiones sobre la vigencia de nuestra Constitución, y además, permite realizar un análisis a partir de las visiones del derecho que los participantes en el video han expresado.

Para tales efectos, realizaré un resumen de los argumentos que expresan los promoventes, para después identificar los presupuestos, necesariamente tópicos, de los que parten.
La intención de este trabajo no es, entonces, realizar un análisis de las propuestas, sino de las visiones sobre la Constitución que se expresan en el video de referencia. El sentido, por tanto, no es tanto realizar una crítica, como explicar la matriz ideológica o epistemológica de los planteamientos sin realizar una valoración ética de los mismos.

II.- Reconstrucción de los argumentos.

Una Constitución escrita de todos los mexicanos para todos los mexicanos
Participante en el video.

A fin de poder establecer un diálogo con los planteamientos que se establecen en el video en estudio, reconstruiré en forma de silogismo sorites o en cascada la argumentación que contiene, en una división bipartita. En primer lugar, el diagnóstico; en segundo, la concepción de Constitución.

Diagnóstico:
PA1 Violación de los derechos humanos más básicos, mal diseño de las leyes electorales, un sistema jurídico que no beneficia a las personas.
PA2 La Constitución legitima las instituciones políticas actuales.
PA3 La Constitución ha sido reformada más de quinientas veces durante setenta años, por el partido que regresa al Ejecutivo Federal, con el objetivo de mantenerse en el poder.
PA4 Nuestras leyes tienen más de cien años.
PA5 Nuestras leyes son obsoletas e incomprensibles
PA6 No hay mecanismos que permitan a la sociedad incidir en la toma de decisiones políticas de manera efectiva
CONCLUSIÓN A Por tanto, la identidad del país está perdida, y existe un desgaste que impide el acercamiento de la práctica política con la comunidad, desgaste y alejamiento que encuentran su asidero en la Constitución actual.

Concepción de la Constitución. 
PB1 La política no es un asunto exclusivo de los políticos.
PB2 Las leyes no son un asunto exclusivo de los abogados.
PB3 No se trata de reformar, no se necesitan más parches.
PB4 La soberanía reside en el pueblo.
CONCLUSIÓN B Por tanto, es necesaria una nueva Constitución, construida por los ciudadanos, para hacer ciudadano el sistema jurídico.

Ahora bien, a fin de construir la justificación final de la propuesta, incorporemos en un solo silogismo las dos conclusiones anteriores:

PC1 La identidad del país está perdida, y existe un desgaste que impide el acercamiento de la práctica política con la comunidad, desgaste y alejamiento que encuentran su asidero en la Constitución actual.

PC2 Por tanto, es necesaria una nueva Constitución, construida por los ciudadanos, para hacer ciudadano el sistema jurídico.

CONCLUISIÓN C Convoquemos a los mexicanos para construir, desde abajo, un nuevo pacto social que cambie las estructuras.

La reconstrucción anterior pretende resumir el sustento de la convocatoria pública. Cada una de las premisas, desde luego, pueden ameritar un análisis, a fin de determinar su veracidad; sin embargo, la extensión de este ensayo me limita a exponerlas y analizar el substrato que sostiene la idea propia de la Constitución que se plantea y la postura epistemológica.

Aún considerando lo anterior,  ciertamente algunas de las premisas merecen un análisis prima facie, que realizaré considerando aquellas poco sostenibles.

En primer lugar, la afirmación acerca del número de reformas a la Constitución, es un argumento débil para sugerir su cambio. Esto, porque un criterio meramente numérico en cuanto al número de reformas no atiende o explica el por qué deba crearse una nueva Constitución. No es en todo caso el cúmulo de reformas, sino el contenido de las mismas, las que puede construir un argumento de deslegitimación del derecho. 

En la misma línea, también resulta cuestionable afirmar que nuestras leyes tienen más de cien años, como se señala en el video. Probablemente pueda reconstruirse dicho argumento, afirmando que lo que tiene casi cien años de vigencia es nuestra Constitución. Este argumento desde luego sería ser más atendible, dado que podría concluirse entonces que, por su antigüedad, se trata de una norma rebasada por la realidad social; sin embargo, si se afirma de tal manera, entonces resulta contradictoria con la aseveración anterior, en cuanto al número de reformas, en tanto parecería que se ha mantenido su actualización.

Ahora bien, considerar que las normas son incomprensibles, parece implicar la necesidad de leyes que cualquiera pueda entender; desde luego es necesario trabajar en un lenguaje ciudadano de todas las autoridades; sin embargo, estimar que las disposiciones jurídicas deban ser redactadas de tal forma que puedan ser entendidas por todas las personas, se enfrenta a varios problemas; tanto a la complejidad a que la teoría y la técnica jurídica (como cualquier disciplina) han llevado a la expresión del derecho; como a la determinación del concepto de cualquier ciudadano, esto es, la construcción de un ciudadano ideal capaz de entender la norma.

Sin embargo, debe reconocerse que el texto constitucional debe aspirar, por contradictorio que parezca, a una redacción técnicamente adecuada y políticamente entendible.

III.- Las posturas sobre el derecho y la Constitución.

Las distintas representaciones de la Constitución propician diversas consecuencias en el modo de comprender sus funciones
José Ramón Cossío Díaz.

En una sociedad democrática, la politización de los temas implica la apertura a la discusión pública, lo que es absolutamente necesario para la democracia, así sea en una visión exclusivamente procedimental.

Por tanto, debe reconocerse como saludable que un grupo de ciudadanos planteen abiertamente un debate sobre temas constitucionales; primero por que evidencia la existencia de una inconformidad que se expresa por cauces pacíficos y públicos; segundo, en tanto muestra la relevancia que la Constitución tiene.

En tal sentido, la labor a realizar aún antes de discutir el contenido de un hipotético nuevo articulado constitucional, es evidenciar la idea de Constitución que tienen aquellos que realizan este llamamiento.

De esto, debe admitirse que existen varias concepciones de lo que es o debe ser una Constitución. Diversas matrices epistemológicas y posturas políticas permiten concebir ideas distintas acerca de la norma suprema de una nación.

De tal manera, precisar el sustrato de la convocatoria a la redacción de una novel Carta Magna, implica contribuir a centrar de mejor manera la discusión, primero en el qué entendemos por Constitución antes del qué queremos cambiar.

No es objeto de este trabajo un recorrido sobre los diversos conceptos o visiones que sobre la máxima norma a lo largo del tiempo ha elaborado la teoría, sino explicitar aquellos que se relacionan de mejor manera con lo expresado por los proponentes de la nueva Constitución.

En primer lugar, el video parte de afirmar la existencia de un estado indeseable de cosas, de una pérdida de poder de decisión de los ciudadanos, y un alejamiento no sólo de los políticos, sino del sistema político y jurídico respecto de la realidad social. A continuación, se afirma que esta situación no se consigue meramente con un cambio de las personas en los puestos públicos, sino que es necesaria una nueva Constitución.

De esto debe destacarse la idea de la Constitución como fuente del sistema, y por tanto, como una norma relevante de contenido obligatorio para los operadores del mismo y de jerarquía superior respecto de otras normas.

Aquí encontramos una rica veta para el análisis. Concebir a la Constitución como norma tiene una serie de implicaciones; la primera es resaltar su carácter vinculativo, pues forma parte de un discurso que pretende ordenar el ejercicio del poder de manera no optativa; la segunda, que no se visualiza meramente como un deseo o como un conjunto de afirmaciones de aplicación política, y por tanto, sujetas a la coyuntura.

Por su parte, la obligatoriedad está circunscrita a los operadores de los sistemas político y jurídico (si es que no son la misma cosa). Estos operadores, al menos en el discurso del video, parecen ser solamente los gobernantes; sin embargo, lo son también los llamados factores reales del poder y los propios ciudadanos. Ahora bien, en tal sentido se hace evidente un sustrato de filosofía política en el sentido de que se gobierna para el pueblo. 

Y en tercer lugar, la afirmación de una jerarquía superior. Si la Constitución es una norma, hay que situarla en el entramado jurídico; si además es obligatoria para todos, entonces el único lugar posible para su encuadre es como la norma suprema.

Repito. Es claro que para los autores de la convocatoria a una nueva ley fundacional, ésta es absolutamente relevante, y al reunir las características de norma obligatoria de jerarquía superior, es justamente por su redacción que debe iniciar la refundación del Estado.

Aquí encontramos otra idea interesante. Si bien no se afirma, parece ser parte de los presupuestos del discurso, el que la transición política no ha llegado a su fin, dado que no dio origen a un nuevo entramado institucional que responda a las necesidades ciudadanas; esto forma parte desde luego del discurso justificativo de una nueva Constitución.

A lo anterior se suma la aseveración de que no se trata de un movimiento contra personas (aunque se hace una crítica directa a una fuerza política, sin mencionarla pero con suficientes elementos para su identificación). Por tanto, el problema claramente se ancla en lo estructural.

Esto nos remite a una discusión muy propia de la década de los noventa del siglo pasado: la transición política. No es lugar aquí para narrar los distintos postulados, ni los esfuerzos académicos e institucionales para explicarla, pero es interesante reseñar que al parecer revive este tema. Y se vincula de forma directa con una de las afirmaciones que algunos hicieron: es necesaria una nueva Constitución como un momento fundacional.

Entonces, a la carga jurídica de una nueva Constitución, se suma una carga emotiva positiva, en cuanto sirve como la auténtica clarinada de una nueva época, al abrir un nuevo ciclo o era constitucional.

Esta idea de un nuevo ciclo constitucional, es plenamente coincidente con el discurso de la propuesta, dado que, si se afirma la caducidad de la Constitución actual, su desapego de la realidad, su falta de efectividad para servir a la sociedad; entonces no sólo se proclama su inutilidad para regir a México, sino también su inoperancia para regir el proceso de cambio, por lo que no se convoca a su reforma sino a su sustitución; y por tanto no se plantea la discusión procedimental sobre tal tema, ya que sería ociosa en tal línea discursiva, y se sustituye simplemente por la convocatoria a los “ciudadanos libres”. 

Considero que de fondo se reivindica la importancia de la Constitución. Como se desprende de las afirmaciones reconstruidas en silogismo, los convocantes encuentran un estado de cosas que consideran inadecuado, en tanto el entramado jurídico es antiguo, ha fallado y separa a la ciudadanía de la real toma de decisiones; y esto podrá corregirse con una nueva norma suprema construida por los ciudadanos libres.

Es muy interesante ver que se asigna una función  a la máxima ley. No se le concibe simplemente como un texto escrito, o como un conjunto de normas con cualquier contenido. Se le estima como un instrumento fundamental para conseguir el cambio en una situación que se afirma insatisfactoria. Si la Constitución es una función, entonces debe evaluarse a partir del cumplimiento de la misma, si resulta deficiente como se afirma, entonces resulta congruente plantear su sustitución.

Ahora bien, la norma jurídica puede cumplir diversas funciones. Por ejemplo, atender a la conservación del orden mediante la garantía del cumplimiento de los acuerdos privados previamente establecidos, lo que constituye una visión tradicional y desde luego conservadora del derecho, muy propia de la construcción burguesa de la ciencia jurídica en el siglo XIX.

Claramente se ve que esta no es la concepción de Más de 131. No proponen conservar, sino revolucionar. No es el viejo apotegma de cambiar para conservar, sino cambiar para mejorar. Así, el derecho y sobre todo la Constitución,  es visto como un instrumento para el cambio social. 

Por tanto, se trata de arrebatar la norma suprema a los operadores tradicionales, que pertenecen a los sectores políticamente privilegiados, primero mediante la redacción de una nueva Constitución; segundo, a través de una participación y vigilancia constante de la ciudadanía; tercero, construyendo un sistema jurídico que no proteja ni privilegie a quienes hasta el momento se han beneficiado.

Creo que justamente un modelo cercano a algunas corrientes del marxismo jurídico o al llamado uso alternativo del derecho, permitiría depurar y articular coherentemente el discurso de los convocantes, en una formulación cercana a la siguiente:

PD1 La Constitución no permite una adecuada defensa de los derechos del pueblo.
PD2 La Constitución permite el ejercicio del poder desmedido por los políticos y grupos privilegiados, alejado de las necesidades sociales.
PD3 La Constitución carece de mecanismos efectivos para que la comunidad pueda determinar su destino.
PD4 La Constitución ha sido reformada e interpretada por un grupo en el poder que tiene interés en mantener el mismo modelo de dominación.
CONCLUSION D Debe realizarse una nueva Constitución, que subvierta el orden actual en beneficio de los ciudadanos, y no de los políticos y grupos privilegiados.

Así también se obtendría un estándar para evaluar las propuestas de texto para tal norma nueva, que sería el siguiente: ¿En qué modifica las relaciones de opresión que actualmente permite el sistema jurídico?

No deja de ser interesante lo anterior. Tradicionalmente la formación jurídica mexicana ha sido de corte positivista o iusnaturalista; pero aquí encontramos un llamado desde luego más emparentado con una visión de izquierda.

De tal manera, las críticas que se pudieran formular contra la convocatoria, consistentes en afirmaciones tales como subversión del orden jurídico, desconocimiento de las instituciones o similares, equivocan el blanco, ya que justamente es su sustitución lo que se busca con este llamamiento.

Aquí se presenta un tema de discusión jurídica de sumo interés. De forma clara, existe una postura epistemológica de quienes convocan a una nueva Constitución; y por tanto, obligan a sus críticos o detractores a plantar cara en el mismo terreno. Si se afirma que no se requiere una nueva norma superior, entonces se asume una visión conservadora que desde luego es perfectamente válida, pero que deberá ser sostenida con la misma claridad que la opuesta.

IV.- Conclusiones.

Esta es una revolución. Una revolución de ideas y de letras (…) una revolución pacífica, sin balas y sin sangre, que llevará a este país a una nueva era en donde otra vez nos reconozcamos como mexicanos
Participante en el video

A una revolución auténtica que por serlo modifica en forma violenta los fundamentos constitucionales de un Estado, debe corresponder la creación de una ley fundamental. De otro modo o la revolución no fue tal o fracasó al no concretar sus apremios en el derecho positivo.
Felipe Tena Ramírez

Es un tópico afirmar la necesidad de modificar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. También lo es, por lo menos para algunos, el agotamiento del modelo constitucional que vivimos. Diversos autores han expresado sus opiniones en tal sentido, a favor de una reforma integral, o declarando la necesidad de su sustitución.

Esta convocatoria hecha por Más de 131 se inscribe en esta tradición política de meditar sobre nuestra norma suprema, explícitamente llama a la ciudadanía a reflexionar sobre élla y construir de forma conjunta un nuevo texto, a partir de un diagnóstico que afirma el agotamiento del modelo actual.

Dicha posición, demuestra una postura política y una visión sobre el derecho y la propia Carta Magna; y es a partir de las cuales debe evaluarse la convocatoria, si se quiere realizar una crítica interna del llamado.

Así, y haciendo un análisis desde la Teoría Jurídica, he tratado de evidenciar los postulados de que parte la convocatoria, con una doble finalidad; por un lado, realizar un tipo de análisis del caso cuya metodología podría aplicarse a otras propuestas de sustitución constitucional; y por otro, contribuir a la discusión propuesta por los propios convocantes.

¿Es transcendente o coyuntural este tema? Es trascendente en tanto la ciudadanía haga suya la propuesta de debatir sobre la norma de normas; es coyuntural en cuanto se presenta como una reflexión inmediata a un proceso electoral presidencial, en el que la opción ganadora difirió de la preferida por el colectivo convocante.

A mi parecer, es importante discutir las posiciones ideológicas y epistemológicas desde las que se plantean las reformas, o incluso la sustitución de la norma máxima. De otra manera, si se entra de forma directa a la discusión de lo que hay que cambiar, se obvia el ¿desde dónde?  Y el ¿para qué?.  No será la misma propuesta, por ejemplo, la que realice un iusnaturalista, o la que plantee un jurista crítico.

Los convocantes a sustituir la Constitución, sean quienes sean, se enfrentan a diversos retos, algunos de naturaleza procedimental, como el camino a seguir para la convocatoria a un Constituyente o para expedir la nueva norma; y otros de fondo.

Estos últimos implican necesariamente honestidad intelectual, que se traduce en evidenciar la postura o posturas, ideológicas al menos, de las que se parte, de no hacerse así, la discusión queda atrapada en los cambios concretos, pero no en las razones ni en los objetivos. Considero que, en el caso de Más de 131, si se cumplió con este requisito.

Al mostrar la matriz de la que surgen las propuestas, es más fácil entablar un diálogo entre los diversos actores de una sociedad compleja como la nuestra; y poder construir así, a partir del respeto por las ideas y la persona del otro, una Constitución abierta, que de cabida a todas las expresiones y les permita convivir armónicamente.

Reflexionar sobre nuestra Constitución debe ser una labor permanente. El día que alguien no piense o escriba acerca de las virtudes y los defectos de nuestra carta queretana, será cuando realmente esta deje de ser relevante.

Bibliografía y páginas de Internet.

“El Mundo del Abogado”, http://elmundodelabogado.com/2011/%C2%BFnecesitamos-una-nueva-constitucion/ publicación de fecha 31 de enero de 2011.

ATIENZA, Manuel, Introducción al Derecho,  Fontamara, México, segunda reimpresión, 2003.

CARBONELL, Miguel, Constitución, reforma constitucional y fuentes del Derecho en México, Porrúa, México, 2004, p.p. 263-283.

CÁRDENAS GRACIA, Jaime, Transición política y reforma constitucional en México, IIJ-UNAM, México, 1996.

CARPIZO, Jorge, “¿Se necesita una nueva Constitución en México? Algunas reflexiones y seis propuestas”, Cuestiones Constitucionales, IIJ- UNAM, México, No. 24, enero-junio 2011.

CASTILLO ALVA, José Luis, et. al., Razonamiento judicial. Interpretación, argumentación y motivación de las resoluciones judiciales, ARA Editores, Perú, segunda edición, 2006.

COPI, Irving M., y Carl COHEN, Introducción a la lógica, Limusa, México, 2009.

COSSÍO DÍAZ, José Ramón, Bosquejos constitucionales, Porrúa, México, 2004.

DE OTTO, Ignacio, Derecho constitucional. Sistema de fuentes, Ariel, Barcelona, octava reimpresión, 2001.

FIROVANTI, Maurizio, Constitución. De la antigüedad a nuestros días, Trotta, Madrid, primera reimpresión, 2007.

GUASTINI, Riccardo, “Sobre el concepto de Constitución”, Cuestiones Constitucionales, No. 1, julio-diciembre de 1999.

NIETO CASTILLO, Santiago, “¿Hacia una nueva Constitución?, en TERRAZAS SALGADO, Rodolfo, (Coordinador), Ciclo de conferencias las Constituciones Mexicanas de 187 y 1917: aspectos político-electorales, Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, México, 2008.

SAGUÉS, Néstor Pedro, Teoría de la Constitución, Astrea, Buenos Aires, primera reimpresión, 2004.

VARIOS, Evolución del Derecho Mexicano, Tomo I, Escuela Libre de Derecho-Editorial Jus, México, 1943, p.24.
VAZQUEZ VALLEJO, José Jesús Salvador, “Marxismo y Teoría Crítica del Derecho”, en RASCADO PÉREZ, Javier, y Jacqueline ZAPATA MARTÍNEZ, Pensar el Derecho, FUNDAp México, 2007.

Video denominado Nueva Constitución. Sentimientos de la Nación: http://www.youtube.com/watch?v=G55a6clWuBY 

WOLDENBERG, José, La construcción de la democracia, Plaza y Janés, México, 2002.

ZAGREBELSKY, Gustavo, El derecho dúctil. Ley, derechos, justicia, Trotta, España, séptima edición, 2007 (traducción de Mariana Gascón).


martes, 13 de febrero de 2018

DISSENTING OPINION OF LUIS OCTAVIO VADO GRAJALES, REGARDING THE AGREEMENT IN WHICH THE CONSECUTIVE ELECTION GUIDELINES FOR THE ELECTORAL PROCEDURE 2017-2018 ARE APPROVED.



In moving away from the project that is put in consideration, I want to present the arguments by which I hold a consistent interpretation of art. 14, section V of the Electoral Law of the State of Querétaro on re-election, based on the criteria held by the SCJN (Mexico´s Supreme Court)

The foregoing considering that the current text of the national Constitution, as well as the various initiatives in terms of reelection and consecutive election, it follows that the reasons for those are the following:

1. Create closer links between the voters and their representatives.
2. Limit the allocation of candidacies for the so-called power quotas.
3. Establish an accountability mechanism, given the prospect of re-occupying a position of popular election.
4. Professionalize the exercise of public office.

The mentioned article 14, section V of the Queretaro law, in this regard, regulates in a literal sense the following assumptions:

• Legislators who intend to be re-elected or elected for a different position: they do not have to separate from their duties.
• Concejals and Syndics: they only require separating from their functions if they opt for the position of municipal president.
• Mayor: he / she must have separated from his position, regardless of the position to which he / she aspires, at least ninety calendar days before the election.

To interpret the legal text should be considered based on the resolution of unconstitutionality action 126/2015 as well as SM-JDC-6, 7 8/2017 antecedents that indicate that there is no re-election when, in the case of a city council, there is a dispute over an other position than that in which it is held, although the same collegiate is integrated, the change from a syndic to a councilor or municipal president does not imply reelection but a new election.

However, considering the oblitarion to separate of his position in case of mayor valid, does it present any problem of unconstitutionality in it?

When resolving unconstitutionality actions 76/2016, 50/2017, 61/2017 and accumulated; as well as 131/2017  and accumulated, there are two principles:

1. Free legislative configuration of local legislatures.
2. Need for equal treatment among members of the same collegiate regarding the need or not to separate from the position to seek re-election.

In relation to the above, the Monterrey Chamber of the Electoral Tribunal of the Federal Judicial Power of the Federation, in resolving the issue SM-JDC-498/2017 and accumulated, regarding the electoral legislation of Aguascalientes as far as the necessary separation of the position, determined that It is optional for the public servant, and that although there is configurative freedom for local legislators, no greater limitations can be imposed than those already contained in the Mexican Constitution.

The Toluca Chamber of the aforementioned Federal Court of Appeals ruled, in the file ST.JRC-6/2017 and accumulated with a coinciding criterion regarding the need for an equitable treatment among the members of a collegiate seeking re-election.

Thus, in my opinion there is a coincidence between what was decided by the Supreme Court of Justice of the Nation and the Electoral Court of the Judicial Power of the Federation, a coincidence that demands a specific reading of article 14, fraction V, of our Electoral Law of Queretaro.

Applying the above criteria, and estimating the free configuration of the legislator of Queretaro, is there an equitable treatment of the members of the collegiate of popular election in Querétaro? Regarding the deputies it is clear that no distinction is made so that they seek re-election in their position, so there is no inequitable treatment.

Now, then in the case of the town councils it can be seen that the legislator opted for a model in which the limitation revolves around the position of mayor, for which anyone who contends (whether re-election or election) and integrates the municipality in question, It must be separated ninety days before the election.

However, when analyzing the matter from the point of view of the person seeking re-election, which I respectfully believe is the vision that the SCJN has departed in the matters already described, there is an inequity given that as mayor, concejals and syndics of the same collegiate body, the former must separate from his position to seek re-election, without the seconds and thirds must do so. It would be difficult to sustain a reason that justifies such unequal treatment.

It is not an obstacle for the above to consider as a ratio of the legislative decision to avoid that the municipal presidents, who have the effective administrative management of the municipal body, can use it in their favor, since as was discussed in the case 50/2017, a differentiation must be made between the requirements to access the position and the prohibitions with respect to any public servant. That is, who in the exercise of the assignment intends to be re-elected must abstain from the use of public resources and perform campaign actions on labour days.

If it is estimated that there is unequal treatment among the members of the city council in our legislation, I believe that we are in a position to make a conforming interpretation in an ample sense, in the terms required by the determination of the issue Various 912/2010 of the SCJN and also considering the jurisprudence with the item CONFORMING INTERPRETATION. ITS SCOPE IN RELATION TO THE PRINCIPLE OF MOST FAVORABLE INTRPERETATION TO THE PERSON.

The conforming interpretation in ample sense that this resolution requires of all authorities implies, in my opinion, it’s that when constructing the major premise of our decisions (normative premise) all legal material existing and relevant to the case is taken into account, such as the aforementioned matters are already resolved by the SCJN.

In a this way, the reading of article 14 section V of the local Electoral Law must be carried out in a way that is consistent with the Constitution and its interpretation pronounced by the highest court, since otherwise political-electoral rights would be unduly violated, even though there is a way to protect them.

Therefore, I believe that the conforming interpretation that must be given is to estimate that the municipal president seeking re-election is not obliged to be separated from the position.

It may be objected that this interpretation is limited, since it does not imply accepting that the Concejals and Syndics those who opt for the position of mayor may also omit to separate from their commissions; However, it seems to me that the assumption is different, because in the previous paragraph we are talking about a case of re-election; and in this paragraph it is a continuous electoral election for the same body but with a different position.

The interpretation that I propose is legally possible since this collegiate would not be determining an inapplication due to unconstitutionality, which is forbidden when this is an administrative matter; but making a reading of article 14 section V of the Law in the light of jurisdictional decisions, in attention to the conforming interpretation to which the alluded agreement 912/2010 subjects us, it turns out to be viable

For the expound I depart from the sense of the project.